Conocenos Historia

El obrador de Goya es el empeño y la ilusión del nieto de Goya, la cuarta generación de panaderos dedicados a este oficio en la Comunidad de Madrid. Los padres de Goya, originarios de un pueblo de la provincia de Toledo, decidieron venir a Madrid para buscar mejores condiciones de vida en la capital, en aquellos momentos en que gentes emigradas de las diferentes zonas agrarias de España comenzaron a buscar nuevas oportunidades de progreso en las ciudades iniciando así la emergencia de las nuevas clases urbanas

Y no resultó fácil, solo hubo un secreto: trabajaron, trabajaron y trabajaron duro. Mientras ella comenzaba regentando un puesto de melones callejero, su marido empezó en el oficio de panadero como empleado ayudante en un obrador de Madrid. Poco a poco fueron mejorando su situación económica hasta que consiguieron adquirir un despacho de pan en propiedad, humilde y testimonial origen del presente obrador.

Goya se hizo cargo muy pronto del negocio de sus padres. Junto a su marido, proveniente a su vez de una familia de lecheros, comenzaron a trabajar en el negocio ahora reconvertido en panadería-lechería. Su historia es la de tantos emprendedores: a base de trabajo y asumir riesgos consiguieron poner en marcha su primera fábrica de pan en el barrio de Embajadores, desde la que suministraban tanto a su propia red de despachos, que fueron ampliando poco a poco, hasta a panaderías de terceros.

Esta primera fábrica, pequeña y precaria, fue sustituida muchos años después por una nueva y de moderna tecnología situada en el barrio de Carabanchel, donde al pan se unió la fabricación de dulces y bollos. Algunos de sus hijos dieron continuidad a este noble oficio que, a su vez, han transmitido a sus propios hijos, como Luis Javier uno de los nietos de Goya.

Este obrador lleva su nombre como homenaje a una emprendedora incansable y a una persona extraordinaria. Gracias por vuestro esfuerzo y compromiso.

Nuestros valores

TRADICIONAL

Nuestras recetas respetan la tradición con ingredientes de calidad y el sabor más auténtico.

CALIDAD

Porque una gran receta no lo es todo, cuidamos cada detalle, cada ingrediente y todo su proceso de elaboración para garantizar el mejor producto para nuestros clientes.

BUEN SERVICIO

Porque no sólo un buen producto importa, en Obrador de Goya cuidamos ofrecer el mejor trato en todos nuestros establecimientos.